TRATAMIENTOS – IMPLANTOLOGÍA

Es el área de la odontología que se encarga de la reposición de dientes perdidos. Mediante la instalación de sujeciones artificiales de titanio, que hacen la función de una nueva raíz dentaria y permiten la instalación de coronas de porcelana, prótesis dentales fijas y dentaduras postizas removibles que se comportan como si estuvieran fijas al hueso del maxilar, como sus dientes originales.

  ¿Cuándo tengo que colocarme un implante?

Cuando tenemos pérdida de piezas, en lugar de utilizar prótesis removibles o usar los dientes adyacentes como soporte tal y como sucede con el uso de los puentes. Los implantes dentales son componentes sustitutos a largo plazo, que el cirujano oral y maxilofacial coloca quirúrgicamente en los huesos maxilares.
Así completamos nuevamente nuestra dentadura, dándonos un diente artificial que se ve estéticamente muy bien y que cumple con todas las funciones masticatorias que necesitamos, como si se tratase de un diente natural.

  ¿Es doloroso el tratamiento de implantes?

No, este tratamiento se realiza siempre bajo anestesia local y no produce ningún dolor.
En el caso de que requiera una fase quirúrgica importante, podrá notar ciertas molestias propias de la cicatrización.

  ¿Sentiré una sensación rara al llevar algo metido en el hueso?

Algunas personas tratadas afirman disfrutar de mayor seguridad y firmeza con los dientes soportados por implantes. Esto permite al paciente olvidarse de que lleva un material implantado.
Los implantes dentales osteointegrados, permiten sujetar una prótesis dental con tal firmeza que al masticar no se aprecia ningún tipo de inseguridad. Con la prótesis sobre implantes, se tiene la sensación de que la masticación se realiza de forma semejante a la natural o incluso con mayor consistencia, pudiendo desarrollar una fuerza masticatoria similar a la obtenida con la propia dentición e incluso mayor.

  ¿Cualquier persona puede ponerse implantes?

Existen varias características que pueden desaconsejar la colocación de implantes.
Uno de los requisitos imprescindibles, es que el paciente haya terminado su etapa de crecimiento, de manera que no haya la más mínima modificación en el hueso maxilar y mandibular.
El tabaquismo, la drogadicción, las enfermedades endocrinas no controladas, pacientes inmunodeprimidos, son algunas de las contraindicaciones para el tratamiento de implantes.
Tras un estudio exhaustivo de la historia clínica, de las radiografías y del caso en particular, serán los profesionales los que recomendarán o no el tratamiento.

  ¿Puede fracasar un implante?

Los implantes dentales en su gran mayoría están fabricados con titanio quirúrgico, material que ha demostrado ser biocompatible, bioinerte, estable, con capacidad de integrarse con el hueso (osteointegración) y con muy buena tolerancia por parte de los tejidos blandos.
Es un metal que no ha demostrado ninguna reacción tóxica ni irritativa sobre el tejido vivo, esto quiere decir que el organismo no lo reconoce como extraño. La posibilidad de que produzca una reacción de rechazo o de alergia a este tipo de material es sumamente improbable.

Sin embargo, durante los meses siguientes a su colocación, los implantes pueden sufrir complicaciones que deriven en la falta de osteointegración y, por tanto, pueden tener que ser retirados. Estas situaciones, aunque escasas, suelen deberse a razones como: infecciones de la zona operada, deficiencias en la vascularización, alteraciones en los procesos reparativos del organismo, como los que son frecuentes en fumadores y estrés o sobrecarga funcional cuando soportan una prótesis.
En este caso, los expertos tomarán la pertinente decisión para solucionar la pérdida del implante.

Pasión 10, 3º · 983 353 337 > N.R.S.: 47-C251-0254
Doctor Moreno 17 · 983 230 921 > N.R.S.: 47-C251-0253


VALLADOLID